Aterrados. Así pasan las noches los vecinos de los núcleos ribeirenses de Ameixida, Martín, Rabelo o la calle Cobas después de que en los últimos meses se produjeran cerca de una veintena de robos en viviendas. De hecho, la pasada semana hubo tres consecutivos, lo que ha acrecentado todavía más el temor de los residentes a que sus inmuebles puedan ser asaltados por los amigos de lo ajeno.

LEER MAS: La Voz de Galicia