Una vivienda desvalijada cada tres horas. Casi un cuarto de millar en los 31 días de julio. Son las alarmantes cifras de robos con fuerza en viviendas que ha registrado la ciudad de València en el mes que acaba de terminar y que han disparado las alertas hasta el punto de que los máximos responsables de la Jefatura Superior de Policía de València han puesto en marcha un dispositivo especial para intentar frenar la oleada.

LEER MAS: Levante EMV