No se llevaba ni una ni dos. Un médico del Hospital Clínico Universitario de Málaga ha intentado salir esta mañana del centro sanitario con hasta 300 mascarillas de alta filtración, las más caras y recomendadas para evitar posibles contagios de enfermedades como el coronavirus. El profesional, al ser descubierto, ha argumentado que se llevaba el material para su pueblo, pero ha tenido que dejarlas donde estaban.

LEER MAS: El Pais