“Ahora hay cosas muy modernas, muy sofisticadas, y en los sitios con pasta, que son los que merecen la pena, más todavía, pero si queremos entrar, entramos”, sentencia Ángel con una sonrisa.

LEER MAS: El Confidencial