La escena fue grabada por las cámaras de seguridad de una tienda, a las afueras de Londres, donde tres ladrones pretendían robar. Pero la torpeza de uno de ellos hizo que los hechos cambiaran por completo.

LEER MAS: El Pais