Un dependiente de un establecimiento belga consiguió convencer a un grupo de jóvenes que intentó robar en su local de que regresaran más tarde y aprovechó así para avisar a la policía. La banda entró encapuchada en una tienda de cigarrillos electrónicos con la intención de llevarse la recaudación de la caja, pero el dueño les pidió que regresaran a las seis y media de la tarde, ya que en ese momento el botín sería mayor para ellos.

LEER MAS: El Pais