El hombre, un cliente del local de 85 años de edad, forcejeó con los asaltantes encapuchados pese a que le amenazaron con martillos y un arma de fuego.

LEER MAS: El Pais