Las llevaban a una almazara que aceptaba el producto de cualquier procedencia.

LEER MAS: Diario Sur