La presencia policial en la calle Elvira no es algo extraño. Desde hace muchos años ha sido centro de menudeo de droga y acumula bastantes sucesos que los vecinos han denunciado, sin que por el momento hayan conseguido que se acabe con su aparición en la crónica negra granadina. El último suceso, la muerte de un ciudadano senegalés a puñaladas esta pasada madrugada, retrotrae a un largo historial de crónicas negras en la zona en las que los robos, el menudeo de droga, la prostitución, las pelease incluso otros asesinatos manchan el nombre de esta céntrica calle de la capital granadina.

LEER MAS: Ideal