Los trabajadores y educadores del centro de menas de la Casa de Campo han denunciado ante la Policía Nacional que han sufrido 30 hechos delictivos en el último año en el interior del recinto por parte de los menores acogidos, según fuentes judiciales. La mayoría de los casos trasladados a la comisaría son agresiones y robos aunque también hay denuncias por abusos sexuales. Con todo, hay muchos asuntos que no han llegado a contar ante la Policía Nacional y que se han resuelto en el propio centro de menas de la Casa de Campo, un espacio de primera acogida instalado en el antiguo albergue juvenil Richard Schirrmann y que gestiona la Fundación Diagrama para la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid.

LEER MAS: El Mundo