El estado de alarma en el que llevamos inmersos desde el pasado 14 de marzo por culpa del COVID-19 (comúnmente conocido como coronavirus) no solo ha provocado que la mayoría de la población quedase confinada en casa sino que se ha convertido en el caldo de cultivo perfecto para que los delincuentes hagan su agosto a causa del prójimo.

LEER MAS: Autocasion