Los mazazos contra el escaparate y el ruido de la alarma de la tienda despiertan a los vecinos, pero a los ladrones no les importó. Siguieron con su plan de atracar una tienda de teléfonos móviles de Palma del Río, Córdoba. Como no pudieron abrir la caja fuerte, se la llevan entera. La arrancaron del suelo y la metieron entre varios al maletero, no sin dificultad porque medía casi dos metros de altura. El botín asciende a treinta mil euros.

LEER MAS: ABC