Robar en los pequeños pueblos donde no hay cuartel de la Guardia Civil o agentes de la Policía Local está convirtiéndose en un chollo para las bandas de ladrones. Éstos se han cebado últimamente con el pequeño municipio de Alcolea del Pinar, situado en la comarca de la Sierra Norte de Guadalajara. Sus 336 vecinos, hartos de la oleada de robos que llevan sufriendo desde hace tiempo, decidieron reunirse en asamblea el pasado fin de semana para debatir sobre este problema y decidir acciones.

LEER MAS: Hoy