Localizaba inmuebles, preferiblemente de la zona rural, y vehículos que no estaban cerrados. Así se hizo con un botín de 20.000 euros en joyas, 1.200 euros en efectivo, 300 euros en diversos efectos y 250 euros en cargos en tarjetas hurtadas. Hasta aquí, nada fuera de lo habitual en el submundo de la delincuencia… de no ser porque el hombre detenido como presunto autor de seis delitos de hurto y tres delitos de estafa tiene 72 años.

LEER MAS: ABC