La «Operación Boyale» arrancó tras el robo en un restaurante, en el municipio de Rivas Vaciamadrid, donde los ladrones escaparon con un botín de 25.266 euros. Los agentes de la Guardia Civil identificaron entonces a tres jóvenes como principales sospechosos, unos «viejos conocidos» de la zona. Más tarde descubrieron que pertenecían a una banda criminal, autora de numerosos delitos contra el patrimonio. Sus diez miembros han sido detenidos.

LEER MAS: ABC