Unos misteriosos robos fueron teniendo lugar en el Palacio de Buckingham desde noviembre del pasado año a agosto de este. Nada se sabía del autor de los diferentes hurtos hasta que el propio delincuente ha confesado su autoría. Curiosamente es una persona de total confianza para la Reina Isabel II pues se trata de una persona que llevaba trabajando cinco años para ella.

LEER MAS: ABC