Nuestra vivienda no es segura puesto que la gran mayoría de los sistemas de seguridad implantados no son efectivos por el bajo e insuficiente nivel de calidad llevado a cabo en el proceso de compra y de instalación. Así se evidencia en un reciente estudio basado en la metodología del Genoma del robo: la falta de método de evaluación, inadecuado diagnóstico, instalaciones rápidas o bajas calidades de producto, debido a las ofertas a menudo realizadas por técnicos no cualificados en seguridad residencial, son las causantes de que los sistemas de seguridad instalados en nuestras casas no sean efectivos tal y como deseamos.

LEER MAS: Cuadernos de Seguridad