Ni el acceso a la vivienda ni el paro. La inseguridad se ha acabado convirtiendo en la mayor preocupación de los barceloneses durante los últimos meses, como así lo recogió el último barómetro municipal publicado en enero. Una inquietud que se justifica por el exponencial crecimiento de la criminalidad en Barcelona, donde los delitos se han disparado un 25% entre 2016 y 2018.

LEER MAS: 20 Minutos