La policía sueca está en alerta por el robo de unos objetos de valor incalculable. El martes 31 de julio, a plena luz del día, dos históricas coronas pertenecientes a los reyes suecos del siglo XVII fueron sustraídas de la catedral de Strängnäs, una localidad ubicada al sureste de Suecia.

LEER MAS: El Pais