La detención de uno de los miembros de una banda delictiva en Aranda trajo en vilo a los vecinos de la calle Burgo de Osma durante buena parte de la tarde de ayer mientras un numeroso contigente policíal, incluidos efectivos de los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), trataba de completar el último arresto en el que emplearon varias horas para detener a un delincuente considerado peligroso.

LEER MAS: El Correo de Burgos