Los meses de verano, en especial agosto, son los de mayor actividad para los ladrones especializados en robos en domicilios habitados aprovechando que sus moradores abandonan por unos días el inmueble para cambiar de aires. Mientras unos están de vacaciones, los amigos de lo ajeno hacen su particular agosto desvalijando estos inmuebles.

LEER MAS: Levante EMV