Este ha sido un fin de semana agitado para sir Paul McCartney. Ha tenido celebraciones navideñas y dos conciertos, tanto en Glasgow (Escocia) como en Londres. Pero también ha vivido un momento personal complicado: una banda de ladrones ha entrado en su casa.

LEER MAS: El Pais