Un tanque de acetileno, una batería de auto conectada a un cable de unos cinco metros de largo y un marrón son las únicas herramientas que se precisan para explotar un cajero. Cualquier persona con ciertas habilidades manuales puede hacerlo.

LEER MAS: El Pais