Sin escrúpulos. La Guardia Civil ha lanzado una señal de alarma ante el incremento de llamadas telefónicas fraudulentas para ofrecer test de coronavirus a domicilio, con la intención de «robar, estafar o agredir sexualmente» a quienes piquen el anzuelo.

LEER MAS: Levante EMV