El Museo Nacional de Twenthe, al este de los Países Bajos, ha sido engañado por cibercriminales, a los que pagó entre 2,5 y 2,9 millones de euros —la cifra no está clara— por una obra del pintor inglés John Constable (1776-1837), cuyo título no desvela y que varios medios holandeses apuntan que se trata de un paisaje. El museo, que no ha querido dar detalles sobre el cuadro a este periódico, realizó esta transacción creyendo que la hacía con el marchante londinense Simon C. Dickinson.

LEER MAS: El Pais