Robos, lesiones, secuestro y extorsión, homicidios… En Venezuela hubo 23.047 muertes violentas el año pasado; 81,4 por cada 100.000 habitantes, «el ratio más alto del planeta», sostiene el criminalista Fermín Mármol García. A su juicio, el país sufre un «desmoronamiento institucional, agravado por gente incapaz en los juzgados». En este caldo de cultivo, denuncia, «la delincuencia organizada campa a sus anchas, investida además del título de guardián de la república por un gobierno para el que la seguridad ciudadana nunca fue un asunto prioritario».

LEER MAS: Hoy