El hombre entró armado a robar en una tienda en Texas, Estados Unidos. En un primer momento, el ladrón ató con cinta aislante a la dependienta de la tienda y a una clienta que se encontraba en el momento de los hechos. Después, roció parte del mostrador y a la clienta con líquido inflamable y prendió fuego a la mujer. Al estar atada con la cinta adhesiva, la mujer tardó unos instantes en poder moverse e intentar apagar el fuego que se propagaba por todo su cuerpo hasta llegar a su cara.

LEER MAS: La Sexta TV