El mundo del automóvil, como cualquier otro ámbito, ha sufrido una serie de cambios que han modificado la forma en la que entendemos la conducción. Antes de que aterricen los coches autónomos, que seguramente abrirán las puertas a una nueva era automovilística en la que -entre otras cosas- se pueda llegar a estar prohibido conducir debido a los enormes riesgos que plantea a terceras personas, vamos a detenernos en uno de esos pequeños grandes avances que comenzó en los años 90 y perdura hoy en día: los coches sin llaves, accionados por un botón.

LEER MAS: El Confidencial