Knightsbridge es un exclusivo barrio residencial y comercial al oeste del centro de Londres. La carretera corre a lo largo de la parte sur de Hyde Park, al oeste de Hyde Park Corner, que abarca la Ciudad de Westminster y el Royal Borough of Kensington and Chelsea.

El 12 de julio de 1987, el italiano Valerio Viccei junto a un cómplice pidieron alquilar una de las cajas de seguridad del Depósito de Knightsbridge. Una vez abierta la caja fuerte de las cajas de seguridad, redujeron a punta de pistola al director del Banco y a los guardias dejándoles debidamente atados.

Hicieron pasar entonces al resto de atracadores y cerraron el banco poniendo un cartel en la puerta para que la gente no sospechara y empezaron a llevarse todo lo que contenían las cajas de seguridad, lo cual equivaldría a un total de 60 millones de libras en la actualidad. El mayor robo en efectivo en la historia británica. El monto de dinero eclipsa a los 26 millones de libras robados del Northern Bank en Belfast en diciembre del 2004, en ese momento la mayor cantidad de dinero en efectivo que se había sustraído en un atraco en el Reino Unido.

El robo también llamó la atención por el ingenio de los delincuentes, al hacerse pasar por policías y secuestrar al gerente del depósito. El funcionario se vio obligado a cooperar con sus secuestradores al enterarse de que, al mismo tiempo, otros dos falsos policías se habían presentado en su domicilio para secuestrar a su esposa e hijo. Durante el robo, los delincuentes armados tuvieron amenazados a 15 empleados.

El propietario del depósito, la empresa Securitas Cash Management Ltd., confirmó la cifra después de realizar una auditoría, expresó uno de los jefes de la policía de Kent.

La policía recuperó una camioneta con armas y 1,5 millones de Dólares en efectivo. El dinero fue encontrado en sacos negros colocados en una furgoneta blanca estacionada frente a un hotel, cerca de la entrada al Eurotúnel, que conecta por el Canal de la Mancha a Inglaterra con Francia.

El delito hubiera salido perfecto de no ser porque los atracadores fueron tan sumamente vagos de quedarse a vivir en la propia ciudad y empezar a gastar en grandes cantidades su reparto, lo cual levantó sospechas en la policía, atrapando a todos los de la banda menos a Valerio Viccei.

La trama de la película «Un golpe a la inglesa» (2017), está inspirada en este robo y sus consecuencias.