Era un «viejo conocido» de la policía viguesa y las cámaras de seguridad del mercado de As Travesas, en el barrio de Coya, han captado uno de sus últimos robos: una langosta de tres kilos valorada en 400 euros. Fue uno de los empleados de la marisquería a la que acudió este vecino de Vigo, de 38 años, quien observó cómo se encaramaba al mostrador metiendo el marisco, que se encontraba en una pecera alejada del público, en una bolsa. Al intentar detenerlo, se dio a la fuga, por lo que desde el negocio llamaron a la policía para informar del suceso.

LEER MAS: El Pais