«Este hombre ha desvalijado medio barrio y la verdad es que solo por la reiteración debería ingresar en prisión para que podamos dormir un poco más tranquilos», aseguraba al mediodía un veterano quiosquero de la calle Cigüeña, al que el delincuente más prolífico de los últimos meses en la ciudad, Antonio L. M., de 47 años y con más de una treintena de antecedentes a sus espaldas, intentó desvalijar su negocio el viernes de la semana pasada.

LEER MAS: El Norte de Castilla