Los dueños de un restaurante de Alcúdia están viviendo un auténtico infierno. Han sufrido una veintena de robos en los últimos meses y en todos aparece el mismo ladrón en las cámaras de seguridad del establecimiento. Poco le importa ser visto. Es consciente de que saben quién es y que pronto podrá hacerlo de nuevo con casi total impunidad.

LEER MAS: Ultima hora