Dos hombres, de 19 y 30 años, entran por la ventana de un restaurante en Benalup-Casas Viejas, Cádiz. Abren la máquina registradora y, un rato después, fuerzan la máquina de tabaco con herramientas. Pasados unos 20 minutos, los hombres deciden coger queso y refrescos y se sientan a comérselos.

LEER MAS: El Pais