Los agentes iniciaron la investigación el pasado mes de mayo tras las denuncias de distintas víctimas con residencia en el Alto Almanzora, quienes informaron de la sustracción de coches, joyas, herramientas e incluso armas de fuego, así como otros enseres que pudieran venderse de manera rápida en el mercado de particulares.

LEER MAS: 20 Minutos