Los arrestados, que tenían múltiples antecedentes en Italia, asaltaban las sucursales con ropa reflectante, elementos de disfraz y armas de fuego. Ataban las manos de los trabajadores para llevarse el dinero en metálico y huían en transporte público.

LEER MAS: La Vanguardia