Según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa, las investigaciones comenzaron el pasado verano, a raíz de diversas denuncias por robos en establecimientos. Estos casos presentaban características similares que condujeron a pensar que se trataba de un mismo autor: una persona que empleaba gran violencia al forzar las entradas de los comercios y que con ello causaba daños cuantiosos. Esto creó notable preocupación entre los vecinos y comerciantes de las localidades afectadas.

LEER MAS: 20 Minutos