Cervecerías, tiendas regentadas por chinos, restaurantes, guarderías y farmacias eran los establecimientos elegidos por un cerrajero de Alcorcón (Madrid) para taponar con un fuerte pegamento las cerraduras de estos locales y ofrecer sus servicios a través de pegatinas que colocaba estratégicamente en las inmediaciones de las puertas. Este español de 43 años y vecino de la localidad fue detenido el pasado 8 de febrero, acusado de los delitos de estafa y daños.

LEER MAS: El Pais