Según explica la Guardia Civil en nota de prensa, averiguaron el pasado 21 de febrero que un hombre, de 39 años, había vendido a un vecino de la localidad diferentes muebles antiguos que datan del siglo XIX, «de gran valor económico y que habían sido sustraídos en casas aisladas de citado término municipal». Más tarde, la Guardia Civil determinó que la misma persona había intentando vender otros muebles y efectos sustraídos a diferentes vecinos, «indicando a los supuestos compradores que los mismos eran propiedad de familiares».

LEER MAS: Hoy