La nueva normalidad también recupera aspectos indeseables de la antigua: en Aranda se ha registrado el primer intento de robo con intimidación tras el confinamiento. El escenario del intento de atraco ha sido una farmacia de la localidad, a la que entró hace unos días un varón de 23 años esgrimiendo un cuchillo jamonero para exigir sustancias psicotrópicas y el dinero de la caja. Sucedió el lunes 15 de este mes, pasadas las cinco de la tarde cuando este joven, que llevaba la cara tapada con una mascarilla quirúrgica, trató de intimidar a la empleada de esta farmacia. Al negarse ésta a sus exigencias y pulsar el botón de alarma el hombre abandonó precipitadamente el lugar sin conseguir su objetivo.

LEER MAS: Cadena SER