En la noche del miércoles se personó en dependencias de la Ertzaintza la responsable de un salón de juego ubicado en Bilbao para denunciar que había sido víctima de un robo. Al parecer, esa tarde había localizado a un cliente merodeando por la zona de oficinas del establecimiento, espacio que está restringida al público, y al cuestionarle por el motivo de su presencia en el lugar se había disculpado alegando que pensaba que allí estaban situados los baños, abandonando acto seguido el lugar.

LEER MAS: Cadena SER