Los hechos ocurrieron el pasado martes 19 de marzo, cuando se recibió una llamada en el Servicio del 091 de un ciudadano informando de que el dependiente de un comercio situado en una céntrica calle de Santander, le había solicitado que llamase a la policía, no pudiendo aportar más información. Tras la llamada, una patrulla se personó en el lugar.

LEER MAS: El Diario Montañes