No cabe duda de que abrir y arrancar el coche simplemente pulsando un botón, sin tener que meter la llave, es mucho más cómodo que hacerlo de la forma tradicional. Pero está comodidad también podría conllevar un alto coste en el peor de los casos: que los ladrones lo roben.

LEER MAS: El Español