La investigación comenzó hace un mes cuando los agentes tuvieron conocimiento de la perpetración de varios robos con fuerza, principalmente peluquerías, en la ciudad de Badajoz. El modus operandi era similar en todos los casos: fractura del bombín de la puerta de entrada y sustraer efectos de fácil salida en el mercado ilícito, «tales como productos y material de peluquería, además televisores y ordenadores portátiles», explica la Policía en una nota.

LEER MAS: Hoy