Minutos antes de las tres, dos encapuchados apalancaron el cierre y la puerta del negocio hasta reventarlos. Como se puede ver en el vídeo grabado por su circuito interno de televisión, los dos delincuentes entraron en el local casi a gatas, sin levantar demasiado el cerramiento metálico. Mientras uno esperaba en la puerta, otro arrancaba la caja registradora para llevársela con los 200 euros que el propietario había dejado para el cambio del día siguiente.

LEER MAS: ABC