El 15 de agosto de 1985, la denominada banda de Roma, perpetró el robo del Banco Hispano Americano de Barcelona. Gracias a un túnel que horadaron ellos mismos y que alcanzaba los 300 metros de longitud —alquilaron un local para llevar a cabo el plan— pudieron acceder a la cámara acorazada del banco y llevarse unas 400 cajas que había en su interior. El botín ascendió a 6.000 millones de pesetas. Este reportaje, publicado en EL PAÍS el 18 de agosto de 1985, narra el asalto a la sucursal.

LEER MAS: El Pais