Es el mayor temor del ciclista. Dejar la bici atada a un poste y, al regresar, encontrar un candado roto o una rueda. Uno de los principales problemas que entraña desplazarse en este medio de transporte sostenible es el miedo al robo o al vandalismo. Por desgracia es bastante común que personas sustraigan estos vehículos a dos ruedas o que los rompan porque sí.

LEER MAS: Granada Hoy