La Guardia Civil ha desarticulado, con la detención de sus once integrantes, una peligrosa banda de atacadores que tenía su base en el barrio de Almanjáyar de la capital granadina y que estaba especializada en el robo a gasolineras, supermercados, establecimientos de hostelería y tiendas de telefonía móvil.

LEER MAS: Levante