Un mismo suceso tiene tantas versiones como personas lo viven. Ya sea traumático o alegre, la intensidad del sentimiento suele ir en función del nivel de implicación. El atraco a una joyería, por ejemplo, como el que han perpetrado este lunes al menos cuatro hombres en un centro comercial de Castelldefels. La dependienta ha terminado aterrada y no le será fácil volver a la tienda.

LEER MAS: El Periodico