Entró en el banco con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones. Con él amenazó a los empleados y les obligó a que le dieran todo lo que tenían en la caja. Pero el botín fue mucho menor del esperado. El ladrón tuvo que huir de la oficina del Sabadell en el barrio de O Castiñeiriño de Santiago de Compostela con 20 euros más en el bolsillo. El atracador, un hombre de 50 años, ya ha sido detenido.

LEER MAS: ABC