El hombre entró con la cara cubierta y nada más lograr el botín se dio a la fuga. Se desconoce si en las inmediaciones le esperaba algún compinche en un coche para huir.

LEER MAS: La Voz de Galicia